Cerrar diálogo
Regresa
Saltar al contenido (presione Entrar) Saltar al pie de página (presione Entrar)

Lo que dice la ciencia acerca de la gestión de la ansiedad: cómo combatir el estrés y ganar

Las incertidumbres sobre el futuro y los arrepentimientos por el pasado son una fábrica de 24 horas para el estrés y la ansiedad: "¿Tengo un lugar donde vivir?" "¿Puedo ir a casa para ver a mis padres?" "¿Me voy a quedar sin dinero?" Con demasiada frecuencia, simplemente terminamos preocupándonos por el mero hecho de preocuparnos, mucho después de que los beneficios prácticos de preocuparnos hayan desaparecido. Si sientes que el estrés o ansiedad se está escapando de tu control, comunícate con un miembro del equipo de tu residencia para obtener apoyo.

¿Qué podemos hacer para recuperarnos del estrés cuando se vuelve improductivo? Aquí te decimos tres estrategias que pueden ayudar a aliviar el estrés:


Expresar y reevaluar

El estrés es una reacción común cuando hay mucho en juego, y dos estrategias pueden ser particularmente útiles cuando estamos ansiosos: Primero, describir las emociones en detalle puede hacer las veamos menos abrumadoras, por lo que escribir un párrafo corto sobre tus emociones cuando te enfrentas a algo nuevo y aterrador puede ser tranquilizador. En segundo lugar, reevaluar la ansiedad como algo bueno en lugar de malo también puede ayudar a hacerla manejable. Por ejemplo, la ansiedad puede mejorar el rendimiento al ayudarte a concentrarse mejor en un problema específico y evitar distracciones.


Prueba la meditación

Las técnicas de meditación pueden ayudar a reducir el estrés. Centrarse en la subida y bajada de la respiración puede entrenar tu atención para que descanse en el momento presente en lugar de entrar en pánico por errores pasados ​​o incertidumbres futuras. Es importante disfrutar de las experiencias mientras las vives, porque los pensamientos que te suelen distraer con frecuencia se convierten en obsesiones incontrolables con "¿y si…?". Al tomar el control de tu atención, puedes elegir qué vale y qué no vale tu energía mental.


Conéctate con la naturaleza

Pasar tiempo en la naturaleza es excelente para la salud mental y el rendimiento cognitivo. Se analizaron datos de ~ 20.000 personas del Reino Unido y se encontró una relación entre la cantidad de horas que las personas pasaban en la naturaleza cada semana y sus niveles generales de felicidad y bienestar. Una dosis mínima de 2 horas a la semana de naturaleza se asoció con unos buenos resultados de salud y satisfacción con la vida. Esto se vuelve más difícil de lograr cuando vivimos en una ciudad o cuando estamos en autoaislamiento en casa, pero todavía hay cosas prácticas que podemos hacer para obtener los beneficios de la naturaleza. Hay muchas listas de reproducción gratuitas que brindan sonidos de la naturaleza que pueden ser un excelente fondo relajante para estudiar. También puedes traer la naturaleza a tu espacio de estudio pidiendo plantas de interior.

Nunca debemos perder de vista las importantes ventajas del estrés y la ansiedad. Experimentamos emociones negativas por una razón y, a menudo, nos mantienen alejados de peligros mayores. Pero cuando se vuelven excesivos o improductivos, podemos aprender a controlarlos.

Reflexionar cuidadosamente sobre los sentimientos dolorosos y concentrarse en sus posibles ventajas puede demostrar que, después de todo, no son tan aterradores. Además de eso, la meditación puede ayudar a fijar nuestra atención en sentimientos reales en lugar de problemas imaginarios. Y finalmente, cuando todo se vuelve demasiado, escuchar los sonidos de la naturaleza es una excelente manera de volver a la Tierra.