Cerrar diálogo
Regresa
Saltar al contenido (presione Entrar) Saltar al pie de página (presione Entrar)

Hacer de los estudios universitarios un hábito

Todos estamos de acuerdo en que el bienestar académico es importante. Es uno de los 9 pilares del bienestar que configuran nuestro marco de bienestar. Aunque algunxs estudiantes disfruten con sus estudios, a veces es difícil sentarse a estudiar. Ya sea por una falta de motivación, concentración o cansancio. Para superar esta barrera, tienes que averiguar qué es lo que te está impidiendo estudiar, puede ser que seas muy perfeccionista, que no estés durmiendo lo suficiente, o que tengas alguna preocupación que ocupe toda tu atención…. Cualquiera que sea la razón debes descubrirla y mediar con ella.  

¿Estudiar puede convertirse en un hábito?

La respuesta corta es: realmente, no. Hábitos como el de cepillarse los dientes se forman fácilmente porque son comportamientos breves y repetitivos que ocurren en un contexto automático y constante (Lally, van Jaarsevald, Potts & Wardle, 2010 para saber más). No requieren mucho esfuerzo mental, mientras que estudiar sí.  Estudiar es un comportamiento dinámico: cada día aprendes nuevo contenido. De hecho, ese es quizás el mejor aspecto de estudiar en la universidad. La información no es para aprender y regurgitar, sino para absorber, cuestionar y remodelar, para crear nuevas ideas. No intentes convertir el estudio en un "hábito", a pesar de lo que te hayan dicho tus padres o profesorxs de secundaria. Es probable que un solo día ya esté lleno de muchos hábitos; Considera el estudio como el aspecto de tu día que te brinda algo novedoso y emocionante.

Algunos consejos breves para hacer que el estudio sea un poco más efectivo:

1.) Refuerzo positivo: una técnica revolucionaria utilizada por los supermercados en forma de tarjetas de fidelidad, máquinas tragaperras en Las Vegas y científicos que dan snacks a las ratas en el laboratorio por buen comportamiento. (Para obtener más información, consulta la revisión de Thompson e Iwata, 2013)

Las buenas calificaciones no son una gran forma de refuerzo positivo, porque no ocurren con la suficiente frecuencia. Recompénsate más a menudo, establece intervalos específicos y consistentes. Asegúrate de que la recompensa sea realmente gratificante: ver un episodio de tu programa favorito, únete a nuestras sesiones de Let's Chat o prepárate una taza de té.

2.) Técnica de recuperación: todxs lxs estudiantes de psicología pueden decirte qué es la técnica de recuperación (porque probablemente hayan recuperado y practicado la definición). La práctica de recuperación se considera el mejor método para garantizar que la información esté disponible cuando la necesite. Simplemente se refiere a leer y luego intentar recuperar la información sin ningún material, y luego hacerlo un par de veces. Dato curioso sobre la memoria: no se "almacena", como se creía comúnmente hasta finales de la década de 1990, es muy dependiente del medio ambiente. Esto es una ventaja, porque probablemente este año estudiarás y harás tus exámenes en el mismo entorno. (Para obtener más información, consulta Roedrigar y Butler 2011; y Sutton; 2006).

3.) Caminar / hacer ejercicio: muchos creen que el ejercicio solo es bueno para su bienestar físico, pero el cuerpo y la mente son inseparables (a menos que seas un seguidor/a de Descartes), el ejercicio beneficia enormemente tu bienestar mental. Este párrafo podría extenderse a un ensayo de reseñas que demuestren los beneficios de cualquier tipo de ejercicio sobre el rendimiento cognitivo, pero lo dejamos para otros artículos. Sin embargo, si deseas leer más sobre esto, el libro del Dr. Shane O’Mara, "In Praise of Walking" (2019) analiza las maravillas que una simple caminata puede hacer por tu cerebro. Este puede ser el consejo más importante aquí, ya que también brinda un descanso muy necesario del tiempo que pasas mirando la pantalla del móvil, ordenador etc.

4.) Integración social - Según una teoría de Tinto (1975, 1993), la integración social es un fuerte predictor del éxito académico. Si bien puede ser difícil hacer nuevxs amigxs y unirse a grupos durante el confinamiento y las medidas de restricción, los comités detrás de cada sociedad están haciendo todo lo posible para crear eventos online divertidos e interactivos. ¡Únete a nuestras sesiones de Estudio, echa un vistazo al sitio web de (¿colectivos?) sociedades de la universidad, busca un grupo que te guste en Facebook o una cuenta en Instagram y sintonízate con lo que tienen para ofrecer!

Esperamos que puedas aplicar algunos de estos sencillos consejos durante los próximos meses, aprovechar al máximo esta situación y convertirla en un año de excelente éxito académico.


Lally, P., Van Jaarsveld, C. H., Potts, H. W., & Wardle, J. (2010). How are habits formed: Modelling habit formation in the real world. European journal of social psychology, 40(6), 998-1009.

O'Mara, S. (2019). In praise of walking: The new science of how we walk and why it’s good for us. Random House.

Roediger III, H. L., & Butler, A. C. (2011). The critical role of retrieval practice in long-term retention. Trends in cognitive sciences, 15(1), 20-27.

Sutton, J. (2006). Introduction: memory, embodied cognition, and the extended mind. Philosophical Psychology, 19(3), 281-289.

Thompson, R. H., & Iwata, B. A. (2005). A review of reinforcement control procedures. Journal of Applied Behavior Analysis, 38(2), 257-278.

Tinto, V. (1975). Dropout from higher education: A theoretical synthesis of recent research. Review of educational research, 45(1), 89-125.

Tinto, V. (1993). Building community. Liberal Education, 79(4), 16-21.